Siempre hay algo nuevo en Nueva York

Siempre hay algo nuevo en Nueva York

La Gran Manzana cautiva con sus panorámicas, con nuevas propuestas gastronómicas y está siempre lista para sorprender con nuevas atracciones.

En Nueva York es posible remar en Central Park en un lago enmarcado por árboles a los que se trepan corriendo las ardillas, y una hora más tarde estar viendo la ciudad a 541 metros de altura en el observatorio del edificio más alto del hemisferio occidental, el One World Trade Center, que con sus 104 pisos domina el horizonte.

La ciudad tiene de todo para todo el mundo. Allí los viajeros pueden asistir a cerca de 40 espectáculos de Broadway tan reconocidos como El fantasma de la ópera, El rey león, Aladino y Chicago, y entrar al Madison Square Garden a presenciar conciertos de artistas de la talla de Billy Joel, Eric Clapton, Arcade Fire o The Killers.

Nunca hay tiempo suficiente en esta ciudad. Siempre quedan ganas de volver para admirar alguna exhibición del Museo Metropolitano de Arte o para apreciar obras de Picasso, Kandinsky o Miró en el Museo Solomon R. Guggenheim. También, para darse el gusto de probar una infinidad de platos de la gastronomía más diversa posible.

Existen menús de degustación de 15 tiempos en algunos de los restaurantes más lujosos del planeta; igualmente, se consiguen dumplings chinos auténticos, delicias culinarias de todas las latitudes, con los sabores sencillos y contundentes de las comidas populares.

Un buen ejemplo de esta última categoría es el sándwich de pastrami que se sirve en Katz’s Deli. Este lugar tal vez no les diga mucho a quienes no hayan visitado este local ubicado en la zona suroriental de Manhattan, pero es muy probable que lo hayan visto en la escena de la película When Harry Met Sally, en la que Sally Albright (Meg Ryan) finge un orgasmo ante la mirada incrédula de Harry Burns (Billy Cristal).

Más refinados son los platos que se disfrutan en State Grill and Bar (ñoquis de langosta), en la planta baja del Empire State Building; o en el Rock Center Café (fetuccini con azafrán y camarones), ubicado en The Concourse at Rockefeller Center.

Una novedad de la ciudad en materia gastronómica es The Stinger Cocktail Bar & Kitchen, que hace pocos meses abrió el chef Todd English dentro del InterContinental New York Times Square Hotel. La suya es una propuesta de gastronomía global y cocteles que llevan la firma del famoso bartender Francesco Lafranconi.

La estación de trenes Gran Central Terminal también alberga desde hace algunos meses un espacio dedicado a satisfacer a quienes gozan con la culinaria de alto nivel. Se trata del Great Northern Food Hall, un complejo de 450 metros cuadrados inspirado en la cocina nórdica donde son protagonistas las creaciones del chef Claus Meyer.

Un clásico de Midtown es The Russian Tea Room, que tras 90 años sigue deslumbrando con su enfoque de lujo y delicadeza al estilo ruso. Este restaurante, creado en 1927 por miembros del ballet imperial ruso, ha sido uno de los lugares preferidos por las élites políticas e intelectuales, así como por actores y empresarios que festejan las presentaciones de sus amigos en el Carnegie Hall.

Otro establecimiento histórico es el King Cole Bar del lujoso hotel St. Regis New York. Este sitio, además de haber sido frecuentado por personajes como Marilyn Monroe y Joe DiMaggio a mediados del siglo pasado, fue el bar que llevó a Estados Unidos el coctel Bloody Mary.

Justo al otro lado de la calle se abrió recientemente el Polo Bar, el primero de la ciudad que pertenece al diseñador Ralph Lauren, destacado por sus carnes, frutos del mar y sándwiches.

Nueva York no deja de sorprender, de obligar a los visitantes a redescubrirla porque constantemente surgen nuevos puntos de atracción que se suman a íconos reconocidos como el puente de Brooklyn o la Estatua de la Libertad. Uno de ellos es Gulliver’s Gate, un mundo en miniatura interactivo en el corazón de Times Square donde alrededor de 300 maquetas de edificios e impresiones en tercera dimensión representan símbolos de América Latina, Medio Oriente, Asia y Nueva York.

Lo que viene próximamente promete emociones: en noviembre se inaugurará NFL Experience Times Square, donde los aficionados al fútbol americano podrán visitar un teatro en 4D que los hará sentirse como si estuvieran dentro de la cancha, recibir instrucciones de parte del holograma de un famoso entrenador y poner a prueba sus habilidades como quarterback.

Otro lugar que ha generado expectativa es National Geographic Encounter: Ocean Odyssey, que sumergirá a los turistas en las profundidades del océano Pacífico para que interactúen con la fauna marina. Un plan que será imperdible en Nueva York.

fuente http://www.rollingstone.com.co/principales/blog/siempre-hay-algo-nuevo-en-nueva-york
foto shutterstock

Categories: Turismo

About Author

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*