Barcelona venció con dramatismo a Sevilla y es el nuevo campeón de la Supercopa

Barcelona venció con dramatismo a Sevilla y es el nuevo campeón de la Supercopa

Un gran partido de fútbol, lleno de emociones y goles por doquier fue el que se vivió este martes 11 de agosto en el Estadio Borís Paichadze de Tiflis (Georgia). Por la final de la Supercopa de Europa, Barcelona superó 5-4 al Sevilla y se convirtió en el monarca absoluto del ‘Viejo continente’

Partido intenso de principio a fin, con ocasiones para ambas escuadras, aunque con notoria superioridad del cuadro ‘Azulgrana’ sobre los ‘Rojiblancos’, a los que se les notó la ausencia de un hombre como Carlos Bacca en el frente de ataque.

Serían primero los sevillanos en dar golpe de autoridad. Rápidamente, a los dos minutos de juego, el argentino Ever Banega, con un tiro libre espectacular, ajustado al palo izquierdo de Ter Stegen, abriría la cuenta para alegría de su parcial.

Pero la alegría solo duraría cuatro minutos para los de Unay Emery, que vería como el ‘Messi-as’ brillaría con todo su esplendor: al minuto seis de juego, falta a borde de área que ejecuta el crack argentino, allá, al ángulo izquierdo de Beto, que nada pudo hacer para evitar la igualada.

La poderosa ofensiva del cuadro ‘Catalán’, que hoy tuvo ausente a Neymar en el terreno de juego, no mermó, y de inmediato terminaron sometiendo al Sevilla con constantes arremetidas, que eran frenadas con recurrentes faltas, que le costarían muy caro.

Sobre el cuarto de hora de juego, nuevamente Messi, con un guante en la pierna zurda, y un tiro libre más centralizado de unos 25 metros de distancia, acaricia el balón, y lo ubica pegado al palo izquierdo de Beto, a media altura, para poner el 2-1 parcial. Clases de ejecución de pelota quieta se veía en el juego.

A partir del gol de la remontada Barcelona apeló a su filosofía de posesión del balón, y juego de posición rotando constantemente hombres en su esquema para mantener el resultado, y seguir buscando, por qué no, ampliar la diferencia en el marcador.

No obstante, después de la media hora de juego, sería Sevilla el que apelaría por la presión en sector medio del terreno para desarticular el circuito ofensivo del Barcelona, y salir rápidamente al ataque, algo que le daría resultados, pero que a la vez, terminaría siendo sentencia de muerte.

Todo porque al minuto 44, en un rápido contraataque, Luis Suárez recibe en solitario desde el mediocampo un balón filtrado al vacío, avanza, se interna en el área, y en el mano a mano pierde con Beto, pero la pasividad en marca de Sevilla en zona defensiva le permitió capturar el rebote, volverse a internar en el área, y poner un pase a ras de piso al corazón de la misma para la llegada de Rafinha, que punteó el balón y parecía poner un lapidario 3-1. Primer tiempo ‘de fábula’ para los ‘Azulgranas’.

En el complemento, al menos en sus primeros minutos, el libreto volvería a mostrar un Barcelona presionando en ataque en busca de un gol que le permitiera la tranquilidad definitiva en el juego, haciendo ver mal a un Sevilla que lucía desconcertado dentro del terreno de juego.

A los 52 minutos, producto de la presión alta, Iván Rakitic recupera un balón en mitad del campo, y pone un balón sobre sector derecho a Suárez, que no desaprovechó la oportunidad, y a la salida de Beto, definió lo que ya era un contundente y demoledor 4-1.

Pero a partir de este momento se vio la peor versión de un Barcelona que incurrió en errores defensivos consecutivos, y para terminar de agudizar la crisis, le cedió por completo la posesión del esférico a un Sevilla que aceleró en su ritmo, y fue con todo en busca de la igualada.

Solo tres minutos de haber recibido el cuarto Masazo, jugada contractiva del Sevilla que termina con apertura de balón al sector izquierdo a Vitolo, que avanza libre de marca, y saca un centro al segundo palo donde llegó José Manuel ‘Perla’ Reyes, ganando la marca de Jeremy Mathieu, para poner el 4-2.

Tras el campanazo de alerta Barcelona procuró reaccionar, pero era demasiado tarde: la motivación de los ‘rojiblancos’, que iban en busca de la igualada y tenían las mejores ocasiones en el juego, le traerían muchos dolores de cabeza a los de Luis Enrique, que eran un verdadero colador en defensa.

Sobre los 72 minutos de juego, de nuevo un centro sobre la izquierda que buscaba la cabeza de Reyes termina con un derribó de Mathieu en el área, y el juez decretó penal para Sevilla. Al cobro: Kevin Gameiro, quien fusiló a Ter Stegen son un remate fuerte a media altura al palo derecho, para poner el 4-3.

El final del partido sería infartante, de película, con Sevilla definitivamente montado en el juego, y con un Barcelona, al que Luis Enrique, en su afán defensivo de reorganizar el juego, terminó por destruir y de ahondar la crisis.

80 minutos: incursión en ataque de Sevilla, esta vez, por derecha, pasividad defensiva de los hombres del Barcelona, y termina en un centro a ras de piso al corazón del área de Ciro Innmobile para que el ucraniano Yevhen Konoplyanka punteara y pusiera una igualdad increíble en el juego.

Barcelona preció haberse compactado en defensa tras estas tres anotaciones y perder su amplia ventaja en el compromiso, y el desgaste físico ya era evidente en el Sevilla, que redobló esfuerzos para conseguir una igualada de proporciones épicas. Al final: hubo necesidad de los extratiempos.

Primeros 15 minutos de alargue con ambos equipos tomando sus recaudos en defensa, aunque sin dejar de lado la intención de buscar la anotación del desequilibrio. No hubo un claro dominador en este lapso de tiempo, pues ambos tuvieron claras ocasiones para sentenciar el compromiso a su favor.

En la segunda parte del extratiempo ambos equipos salieron con los mismos recaudos, aunque daba la impresión de ser el Barcelona quien había tomado la iniciativa en la ofensiva, y por grandes pasajes, el control del esférico.

Muestra de ello una falta que fabrica solo Messi en el minuto 112 casi a borde de área. El mismo afectado cobró, pero du disparo golpeo en la barrera. El esférico volvió a caer para el argentino, que sacó un latigazo de zurda que atajó bien Beto, pero que dejó pagando en todas las 5,50m para que Pedro, in extremis, volviera a darle la ventaja a los ‘Catalanes’.

Pese a que Sevilla tuvo tres ocasiones claras de gol para volver a empatar el compromiso, Barcelona pudo aguantar su ventaja hasta el final, y convertirse en el nuevo campeón de la Supercopa de Europa, e ir rumbo hacia un nuevo sextete, que es con lo que sueña su afición.

Quinto título para los ‘Azulgranas’ en esta competición, e igualan al Milán, máximo ganador de la competencia hasta ahora, y al que alcanzaron ganando sendos títulos desde 1990, los últimos dos en 2009 y 2011, también de la mano de Messi, y gran parte de la base que hoy juega con el equipo.

Categories: Deportes, Futbol

About Author

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*